Cápsulas para vino

Las cápsulas para vino, tal y como las conocemos hoy en día, son relativamente recientes y surgen de la necesidad de proteger de factores externos nuestros preciados vinos.

Antiguamente este tipo de protección era mucho más necesaria que en la actualidad, ya que las botellas selladas con corcho necesitaban de algún tipo de cobertura para evitar que el tapón fuese roído por ratones o colonizado por insectos que agujereaban el corcho echando a perder producciones enteras.

Tradicionalmente el extremo superior de las botellas de vino se cubría y protegía con cera, lenta a la hora de aplicar y complicada de quitar o láminas de plomo, muy perjudicial para el ser humano y el entorno.

Afortunadamente en la actualidad existes mejores soluciones que las usadas en el pasado. Las cápsulas de complejo y PVC son fáciles de aplicar y nos brindan infinitas posibilidades de personalización.

Cápsulas de cera

Por otra parte, alguien podría pensar que si en pleno siglo XXI un productor necesita proteger el corcho para que no sea roído por ratones o infestado por insectos, evidentemente, tiene problemas más graves de los que preocuparte que la elección de un tipo de cápsula.

Entonces ¿Son realmente necesarias las cápsulas para vino?

Eliminar la capsulas de las botellas de vino no es una idea nueva o revolucionaria. Muchos productores se han decantando por otras soluciones. Los hay que simplemente se deshacen de la cápsula, sobre todo en pequeñas producciones, dejando a la vista el tapón de corcho sin más complicaciones. Otros optan por otro tipo de cierre, como tapones pilfer, tapones DOP o incluso tapones corona en el caso de cavas y espumosos.

Tapones Pilfer

A muchos amantes del vino, y a mi personalmente, les gusta ese toque tradicional que aporta, por ejemplo, una capsula de vino fabricada en estaño o complejo con sus tradicionales relieves. Es algo que evidentemente no afecta al sabor, pero que indudablemente aporta personalidad al producto haciéndolo reconocible a simple vista.

La pregunta es ¿Hasta qué punto es recomendable incorporar una cápsula en sus botellas de vino? Como en todo, hay argumentos a favor y en contra.

Cápsulas de estaño

Pros y contras del uso de cápsulas para vino

Pros:

  • Garantizan que el contenido de la botella no ha sido alterado.
  • Aportan una buena Presentación.
  • Se pueden personalizar y hacen reconocible la marca a simple vista.
  • Es lo que el consumidor tradicional espera.
  • Pueden reciclarse en la mayoría de los casos.

Contras:

  • Evidentemente, suponen un coste y trabajo adicional.
  • Dependiendo del tamaño de la producción, una remesa de cápsulas puede representar un par de años de embotellado, ocupando espacio en su almacén.
  • Botella y cápsula se reciclan por separado.

¿Y a usted qué le parece? ¿Prefiere las botellas de vino con o sin cápsula?

1 Comentario

  • Jorge Casatejada

    Yo creo que las botellas de vino que no llevan capsula dan la impresión de ser como de andar por casa, como si fuera vino a granel o de la bodega de mi primo

    Responder

Deja un Comentario